Lorem ipsum dolor sit amet gravida nibh vel velit auctor aliquet. Aenean sollicitudin, lorem quis bibendum auci. Proin gravida nibh vel veliau ctor aliquenean.

Follow me on instagram

+01145928421
mymail@gmail.com

Las vitaminas son sustancias químicas no sintetizables por el organismo, o lo que es lo mismo, que nuestro cuerpo no las produce por sí mismas. Son indispensables para la vida, la salud, la actividad física y cotidiana, e imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro organismo, y que ingeridas de forma equilibrada promueven el correcto funcionamiento fisiológico. Las vitaminas suelen recibirse a través de la ingesta de alimentos naturales, pero existen complementos vitamínicos que ayudan a equilibrar la falta de las mismas. Las vitaminas actúan como catalizadoras de todos los procesos fisiológicos. Las más importantes son las del grupo B, que ayudan al correcto funcionamiento del cerebro y el metabolismo corporal. Vitaminas, alimentos naturales, complementos vitamínicos, grupo B

Nuestro cuerpo envejece y los agentes externos como tabaco, el sedentarismo, la contaminación y, por sobre todo, la mala alimentación, aceleran este proceso. Los encargados de frenar esta tarea son los antioxidantes. Nuestro cuerpo se oxida. Sí, y no es por el paso del tiempo. Justo lo contrario, envejecemos porque nos oxidamos. El cuerpo humano está constituido por moléculas formadas por pares de electrones. Cuando estos se encuentran sin pareja, se les conoce como radicales libres, y recorrerán todo el organismo hasta encontrar su pareja, atacando a otras células. Este daño viene a provocar un desequilibrio en la formación y utilización de las moléculas, dando lugar a su oxidación y causando daño celular. El envejecimiento, la piel estropeada y ciertas enfermedades son fruto de la oxidación molecular. Tomando antioxidantes proporcionaremos a nuestro organismo, radicales libres, que serán captados por los radicales libres que ya tendremos

Llevar una alimentación sana y hacer ejercicio son las pautas más importantes para llevar a cabo una vida saludable. Para estar bien por fuera hay que comenzar cuidándose por dentro. Si cuidas tu organismo aportándole una dieta sana y equilibrada, rica en proteínas, con los aportes calóricos mínimos necesarios para el buen funcionamiento y la acompañas con la práctica de ejercicio físico dos o tres veces por semana de manera constante, conseguirás que tu organismo este activo, fuerte y evitarás muchos problemas de salud. El tabaco y el alcohol son elementos altamente nocivos, que generan dependencia y que producen una mala calidad de vida, pues sus efectos se reflejan en diversas partes del organismo. Además, ciertas partes de nuestro cuerpo requieren de un cuidado más concreto para mantenerse sanas y no tener contraproducencias en otras partes del mismo. Por ejemplo, la salud bucal